Camino Sagrado

Este camino involucra miles de años de enseñanzas, prácticas y códigos recibidos tradicionalmente por abuelos o antepasados que enseñaron a sus hijos y así durante muchas generaciones, que gracias a su cosmovisión, esfuerzo, comprensión y dedicación de querer amar la realidad y la armonía de todos los seres, nos dejaron una cultura y medicina de alta calidad y profundidad en sus conocimientos y enseñanzas tradicionales.

Caminar sagrado significa ser un buen hombre o una buena mujer, en armonía con todos los seres intentando hacer más hermosa la relación con todo y contigo mismo, en cada día, cada hecho, palabras y actos que reflejan tus emociones, tu belleza interior, tus pensamientos, tu cuerpo y tu voluntad.
De ser lo más transparente, sin máscaras, dejar el autoengaño y comenzar a encontrar un placer superior en base a la conciencia y la armonía en respeto con la parte y el todo, dejando a nuestros hijos y al futuro una buena semilla de vida y amor.

Descubrirte sin trampas, y reconocer el error como la gran enseñanza que te permite corregirte y aprender, este es el primer paso para sanarte, como estas? lo que te resuena y no quieres ver o escuchar, es lo que debemos de comenzar a conversar y ver con la mayor humildad y cariño. Es como hacer arqueología hacia adentro, al comienzo verás todo lo que necesitas sanar y aceptar en tu vida para dar el siguiente paso, para que luego puedas ver a detalle tu ser y pulir tu mente hasta hacerla brillar, encontrando el bienestar.

El camino sagrado toma su tiempo, no puedes decidir darte un viaje espiritual al monte y hacer las mayores dietas y ayunos creyendo que ya estas listo, si no tienes la humildad y la conexión con lo sagrado y esto se gana haciendo tu vida sagrada con mucha voluntad, no podremos sentir la intensidad de lo que quiere decir y tomar la decisión de caminar sagrado, recibiendo las enseñanzas ancestrales. El agradecimiento, respeto y pedir permiso, empezando a respetar lo invisible y el equilibrio de lo masculino y femenino, materia y espíritu es lo primero que debemos recordar para llegar a sentir estas enseñanzas.
Los símbolos que dejaron nuestros abuelos, no son más que la profunda relación que tenían con la realidad, el gran espíritu (Dios) que en silencio y con el tiempo comienzan a despertar en nosotros las enseñanzas para construir y ordenar la realidad en armonía. Cada vez que veas un símbolo y lo recuerdes, o lo veas cada día, durante un tiempo, este símbolo te hablará desde el silencio y la memoria, al igual que las bondades y enseñanzas de las plantas sagradas.

El tiempo y el espacio, la escalera y el Muyu, la vida misma se tomó y se sigue tomando su tiempo para hacer las cosas cada vez mejor, hay veces que debe ser más rápida, y otras que necesita profundizar con mucha calma y atención.
Tradicionalmente hace muchos años conocía gente que aprendía y se dedicaba  de 7 a 10 años para recibir enseñanzas como la madre Ayahuasca, sin embargo, después de varios años la situación era más inmediata y accesible, el aprendizaje tomaba tan solo de 1 a 3 años y en casos de los típicos espirituales hasta 3 meses y ya un maestro te daba su bendición.
Esto es justamente lo que no queremos, para nosotros el camino más difícil es el más seguro, la verdadera intención de rescatar este espacio sagrado entre el Onaya o quien recibe la medicina y la Ayahuasca me llevó a empezar muy joven y hacerlo después 16 años tomando y dietando la Ayahuasca, y los últimos 13 fueron en ceremonias en las cuales tomaba solo, con ayunos y dietas intensas en base a otras plantas y cortezas, y sigo sintiendo que me tomará toda una vida para seguir aprendiendo de este camino y sus enseñanzas.

¨Cada ceremonia es la propuesta heredada por nuestros abuelos y maestros, para sostener la memoria ancestral y el camino sagrado, que por lo tanto “no es una labor de medio tiempo” y por esto requiere toda nuestra atención y dedicación. Hoy en día lanzamos la nueva propuesta de sostener un centro de medicina Ancestral en Lima – Perú con toda la responsabilidad y compromiso que ellas requieren.Este camino involucra miles de años de tradición que sigue vigente en varios lugares de américa y también del mundo. Estos antiguos códigos y enseñanzas, son lo que hoy en día se necesita a gritos para sanar la tierra; nuestra madre tierra. Cuando realmente podemos reconocer lo sagrado en la vida, la consciencia despierta para empezar a andar este camino, aquí termina todo tu sufrimiento y aquí acaba la trampa de tu mente, la mentira y el auto-engaño, tus falsas ideas de ti, falsas religiones y dogmas que llevan al sufrimiento. Valorar nuestras culturas nos fue llevando a comprender que los símbolos a través del tiempo, podían empezar un dialogo sutil y muy sagrado para quien pueda observarlos y llegar sentirlos.

Antonio Milla